PUEDES AYUDAR

domingo, 30 de diciembre de 2012

Transaminasas

Transaminasas

Otro de los parámetros que con mayor frecuencia podéis encontrar en un análisis rutinario.
En hemocromatosis y en otras enfermedades que afectan al hígado son fundamentales.


El hígado, verdadero laboratorio del organismo, tiene como obrero al hepatocito, la célula funcional, encargada de desarrollar muchas de las tareas encomendadas a este órgano vital.
Estas células contienen las transaminasas, enzimas que veréis como AST y ALT o como GOT y GPT; cuando por cualquier motivo la célula es dañada, libera dichas enzimas al torrente sanguíneo, y es cuando son detectadas.



Fuente de la imagen y más información: Transaminasas

Un resultado mayor a los niveles de normalidad es motivo de su valoración y estudio para poner en manifiesto que está produciendo ese daño que está llevando a la destrucción de las células y a la liberación de las enzimas.

Nuestro cuerpo funciona en armonía y se sirve de numerosos mecanismos de compensación, capaces de mantener el equilibrio y la funcionalidad de todos los órganos y tejidos. Pero existe una frontera donde falla y el daño es superior a la capacidad regenerativa.

El hígado es una maravilla de la naturaleza,  y es capaz de regenerar y mantener sus funciones incluso en límites que superan casi su capacidad. Es importante saber que puedes actuar ayudando a este órgano fundamental y mantener la balanza inclinada a tu favor, es decir, hacia la salud y esquivar la enfermedad.
Los tóxicos, como el alcohol, las drogas, el exceso de grasas de origen animal en la alimentación, los medicamentos, enferman y perjudican al hígado.

Una alimentación equilibrada, abundante en frutas y verduras frescas, con aceite de oliva virgen, eliminando el exceso de grasas de origen animal, los fritos, las comidas muy elaboradas, productos pre-cocinados, el alcohol, pueden hacer mucho por mantener una buena función hepática.

Eres lo que comes, lo ingerido hoy formará mañana parte de tí, cada célula de tu organismo es regenerada a través de tu alimentación. No es nada banal, al igual que cuidas tu vehículo, haces sus revisiones, cuidas tu estética, tu vestimenta y tu aspecto físico, igual debes cuidar el interior de tu organismo.
Tu cara, tu rostro, es una proyección de tu interior, puedes maquillar o camuflar tu aspecto exterior, pero tarde o temprano tu organismo reflejará su interior.
Cuídate, por tí y por la gente que quieres y te importa, esta vida es lo que tenemos, y queramos o no, es la que nos toca vivir.
Ya sabes que cuando vamos a comenzar un nuevo año, hacemos propósito de enmienda y deseamos cambiar aspectos de nuestras vida que deseamos mejorar, pues para el año venidero, te pido que actúes comenzando por mirar en tu interior, no es sólo inscribirse en un gimnasio y abandonar a los pocos días, es que mires por tu salud, por tu cuerpo, es tu compañero de viaje.

El año 2013 que sea el año de la salud, el momento de inflexión, que marque un antes y un después es tu salud. Comienza a cuidar tu interior, ese es el mejor consejo que puedo dar.

Feliz 2013, y que venga repleto de salud y bienestar.

Un saludo. Jesús Moreno.

2 comentarios:

  1. hola me llamo begoña tengo 50 años y hace 2o días me dijeron que tengo la enfermedad estoy un poco preocupada me ha gustado tu pajina ya que das mas información que el medico gracias

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado tu post sobre las transaminasas, la hemocromatosis y las dietas, hasta el punto que me ha decidido ha hacer uno en mi blog sobre las hemocromatosis, las transaminasas y el alcohol, punto este que me parece importantísimo para todos los que padecemos esta enfermedad.

    Respecto al resto de la alimentación y la hemocromatosis, aún hay mas cosas importantes que decir, seguro que ya tienes pensado para siguientes post. ,-)

    Un saludo y felíz 2013, comañero.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.